Noticias

Quiebra quien no puede pagar, no quien no quiere

En Distrito Civil y Comercial 9º de Rosario rechazó un pedido de propia quiebra por ausencia de bienes para liquidar a nombre del peticionante. En el fallo, el juez a cargo dijo que la quiebra está pensada para el que no puede pagar, no para el que no quiere.

 

En el Juzgado de Primera Instancia de Distrito en lo Civil y Comercial de la 9º nominación  de Rosario se rechazó un pedido de propia quiebra por ausencia de bienes para liquidar a nombre del peticionante.

 

Sin bienes no hay apertura de la quiebra

El peticionante, apellidado Cagna, solicitó la declaración de su propia quiebra ante el mencionado Juzgado, el expediente en el cual tramitó el pedido es el número 815/07. Denunció que estaba en cesación de pagos, que había llegado a esa situación por haber tenido que sacar créditos para solventar sus gastos esenciales, que dichos créditos fueron otorgados con tasas de interés usurarios y que una parte de las deudas que mantenía eran cobradas a través del débito automático en su cuenta suelto. El único activo denunciado por el peticionante era su cuenta sueldo.

El Dr. Marcelo Bergia, analizó en primera medida que según el art. 86 de la LCQ se establece que el deudor tiene que poner todos sus bienes a disposición del Juzgado, siendo la existencia de esos bienes condición para la apertura del proceso liquidativo propiamente dicho (art. 232 ley 24.522). Si no existen, el proceso debe clausurarse una vez cumplida la etapa informativa. “Siendo que la ley exige que esos bienes se pongan a disposición del juzgado cuando se solicita la propia quiebra, es obvio concluir –dijo el Magistrado– que cuando no se ponen a disposición (porque no existen) el proceso no se abra”.

 

Utilización incorrecta del proceso falencial

En el fallo que comentamos, el Magistrado se expide sobre el actual abuso del proceso falencial.

“Tradicionalmente han sido los acreedores quienes han utilizado incorrectamente el proceso falencial. Así, el pedido de quiebra por medio (a veces extorsivo) para el cobro de acreencias, lamentablemente se ha convertido en moneda corriente. De todos modos, desde hace algunos años la jurisprudencia fue (con diferentes argumentos) poniendo freno a estas prácticas viciosas, a fin de resguardar el correcto uso del sistema en consonancia con sus fines. Ahora son algunos deudores los que utilizan inadecuadamente el proceso falencial. La quiebra está pensanda para el que no puede pagar, no para el que no quiere pagar (…). Utilizar el proceso de quiebra para no pagar y obtener la rehabilitación es inaceptable. Sería premiar (con la rehabilitación) la inconducta (la falta de pago de las deudas). Nada más lejano de la justicia” dijo el Magistrado en su sentencia. 

 

Se permite la reproducción total o parcial, citando la fuente www.eljurista.net

Compartir la nota:

Comentarios

Otras notas recientes: