Noticias

Contra la lentitud del Consejo de la Magistratura santafesino

El Colegio de Abogados de la ciudad de Santa Fe reacciona contra la morosidad del Consejo de la Magistratura provincial

 

El Colegio santafesino tomó severas decisiones contra la falta de designación de jueces provinciales.

“Basta de esperar”. Esa fue la queja unánime que partió del Colegio de Abogados de Santa Fe. La decisión es consecuencia de una morosidad absolutamente injustificada del Consejo de la Magistratura santafesino en llevar a cabo los concursos para cubrir vacantes en los Juzgados de la Provincia.

Para muestra, basta un botón. O mejor dicho, varios botones. Los concursos para cubrir las vacantes en los Juzgados de Distrito en lo Civil y Comercial de las nominaciones 2 y 13 de Rosario comenzaron en junio del 2013: aún ni siquiera se realizó el examen de oposición ni, mucho menos, las entrevistas. Los concursos están hace más de un año paralizados.

Lo mismo sucede con Circuito 5 de Rosario y el Juzgado de Circuito de Cañada de Gómez. Insistimos, hace más de un año que no hay novedades del concurso.

En Santa Fe la situación es similar porque casi el 30% de los Juzgados civiles y comerciales está vacante hace mucho tiempo.

No podemos decir que la Provincia da un trato desigual a las ciudades de Rosario y Santa Fe, ya que se maneja con la misma ineficiencia tanto en una como en otra.

Ya en junio de este año 2014 el Presidente de la Corte Suprema local había hecho un llamado de atención a las nuevas autoridades del Consejo de la Magistratura, manifestándole su honda preocupación por la demora en cubrir cargos. Cuatro meses después las cosas están igual, o mejor dicho, peor, ya que aquí el tiempo siempre empeora las situaciones: más expedientes demorados, más casos sin resolverse.

Ahora el Colegio de Abogados de Santa Fe decidió tomar riendas en el asunto y resolvió retirar las listas de jurados aportadas desde la institución al Consejo de la Magistratura para los concursos de selección de magistrados, en disconformidad con el sistema implementado y a la luz de la gran cantidad de vacantes que se verifican en la primera circunscripción.

El nuevo Directorio del Colegio de Abogados de Rosario está a punto de cumplir su primer año sin logros rutilantes. El cambio en el sistema de las cédulas laborales y la publicación de las actas de Directorio (impulsada desde este sitio) son hechos importantes pero chicos en comparación de todo lo que puede hacer tan grande Institución.

Aún el Colegio rosarino no ha realizado, o por lo menos no la dió a conocer,  acción alguna respecto a la demora de muchos Juzgados en dictar sentencias, no ha presionado al Poder Judicial para que lleven y publiquen las estadísticas de los Juzgados ni, por ejemplo, han hecho propuestas ni se ha expedido respecto de los conflictos diarios que tienen los profesionales con el sistema de mediación.

Ahora se suma otra cuenta pendiente: reaccionar ante la demora evidente del Consejo de la Magistratura santafesino que afecta directamente a la celeridad y calidad de la Justicia. El Colegio de la Capital santafesina ya lo hizo. ¿Qué decisión tomará el Colegio rosarino?

 

 

Compartir la nota:

Comentarios

Otras notas recientes: