Doctrina

Los deudores de costas y los condenados en costas en el sistema procesal santafesino.

 

Por Maximiliano García Grande

 

Constantemente se repite en nuestro foro que los artículos 250 (1) y 251 (2) del Código Procesal en lo Civil y Comercial de Santa Fe imponen dos reglas de juzgamiento distintas y nunca aplicables conjuntamente. Así, según este criterio, el art. 250 CPCC impone la regla “costas por su orden”, mientras el artículo siguiente fija la primer excepción a esta regla (“costas al vencido”) y varias excepciones a la excepción (por ejemplo cuando media allanamiento) con lo cual se volvería a la regla (es decir, costas por su orden), y excepciones a la excepción de la excepción (por ejemplo cuando el allanamiento es extemporáneo) con lo cual se volverían a imponer las costas al vencido.

Este juego de regla y excepciones es la interpretación sostenida por la mayoría de los comentaristas de estas normas.

 

Propongo una interpretación distinta.

 

Los arts. 250 y 251 del Código Procesal en lo Civil y Comercial de Santa Fe no imponen dos reglas excluyentes sino dos reglas que pueden ser concomitantes.

El art. 250 CPCC crea la categoría “deudor de costas” mientras que el art. 251 CPCC crea la categoría “condenado en costas”.

 

El art. 250 CPCC crea la categoría de deudor de costas como aquél quien las causó a su propia instancia, sumándose la parte que corresponda a las comunes.

El art. 251 CPCC crea otra categoría: el condenado en costas, éste es quien resultó vencido en juicio o incidente. Luego plantea sí excepciones a esta regla, pero atengámonos a estas dos categorías, porque es sobre estas dos categorías donde quiero plantear mi idea (3).

 

Hay “deudores de costas” siempre que hay instancia dentro del proceso, pero hay “condenados en costas” una vez que recayó sentencia.

La categoría “deudores de costa” nace con el proceso, mientras que los “condenados en costas” se determinan con la sentencia –o auto interlocutorio, si se trata de incidente–.

 

La regla del art. 250 CPCC -que crea la categoría "deudor de costas" como aquél quien debe satisfacer las costas causadas a su instancia- sigue existiendo luego de la sentencia. Es decir, quien causó las costas sigue siendo deudor. La sentencia sólo otorga al vencedor la posibilidad de repetir contra el perdidoso (4).

 

El “condenado en costas” es una subcategoría o subgrupo dentro de la categoría o grupo “deudor de costas”.

 

Veamos el distingo: el deudor de costas es quien a su instancia las generó. Por ejemplo, quien ofrece una prueba pericial es deudor de las costas que el medio de prueba genere. En este caso, quien ofreció dicho medio probatorio es “deudor de costas” pero no “condenado en costas”, porque o bien no hay sentencia o bien resultó victorioso.

En cambio, quien resulta perdidoso en un juicio es “condenado” porque dio lugar al proceso y terminó perdiendo en el mismo.

Los “condenados” son asimismo “deudores” puesto que se considera que por su actitud anterior al pleito (incumplimiento contractual, generación de un daño, etc.), dio lugar a éste.

 

Efectuado este distingo con los ejemplos, veamos que el mismo código ritual realiza la distinción: el apremio (art. 507 CPCC) está regulado para el cobro contra los “deudores de costas judiciales”, mientras que el inyuccional (art. 260 CPCC) está regulado contra los “condenados en costas”.

 

Es de máxima importancia notar que el código procesal nombra a los “deudores de costas” como contra quienes podrá incoarse el apremio y a los “condenados en costas” como contra quienes puede accionarse mediante el procedimiento del art. 260 CPCC.

 

 

Del sistema del Código se deduce que el apremio puede iniciarse contra los deudores de costas y los condenados en costas, éstos como subgrupo del anterior.

 

Con esta interpretación, ¿son aplicables las excepciones contenidas en el art. 251 CPCC? Lógicamente siguen siendo aplicables.

Como dijimos, el art. 250 CPCC hace nacer –con el nacimiento del proceso- la categoría de “deudor de costas” como aquél que las causó, deuda que se expande sobre la mitad de las comunes.

Al haber un vencimiento se crea una nueva categoría, el condenado en costas, que es quien por haber dado lugar al litigio deberá soportar estas abonándolas directamente o repitiendo contra éste el deudor que no fue condenado.

El vencimiento crea esta categoría (con lo cual habría dos, los deudores y los condenados), luego hay excepciones (ej. allanamiento) las cuales hacen desaparecer el grupo de condenados con lo que quedaría sólo deudores, aplicándose así solamente el art. 250 CPCC. De ocurrir la excepción de la excepción (ej. allanamiento extemporáneo) vuelve a renacer la categoría de condenado, y así sucesivamente.

Notas

1.  Art. 250: Cada litigante debe satisfacer las costas causadas a su instancia y la parte que le corresponda en las comunes.

 

2.   Art.251: La parte vencida será siempre condenada a pagar las costas del juicio o incidente aunque no mediare pedido de parte, salvo:

a) Cuando la parte vencida reconociere como fundadas las pretensiones de su adversario dentro del término legal para contestar, allanándose a satisfacerlas, a menos que hubiera incurrido en mora o que, por su culpa, haya dado lugar a la reclamación. En los procesos ejecutivos, se requerirá, además, el depósito judicial de la cosa o cantidad reclamada;

b) cuando aceptare los extremos de la petición de la contraria al dársele conocimiento de los títulos o instrumentos tardíamente presentados;

c) cuando procediere de igual modo al oponérsele la prescripción siempre que ésta haga decidir el pleito en su contra.

 

3. La división entre "deudores de costas" y "condenados en costas" no es arbitraria. Los arts. 155, 253, 260, 328 y 336 del CPCC se refieren a los "condenados", mientras que el art. 507 CPCC al “deudor”.

En cuanto al art. 260 CPCC, ya con anterioridad a la reforma preveía la norma "todo el que tenga honorarios regulados podrá cobrarlos directamente al condenado en costas". La reforma de la ley. 10259 sólo previó otro trámite más rápido, el llamado inyuccional o monitorio.

 

4. El abogado patrocinante de la parte que salió victoriosa en un pleito ¿Puede accionar contra su cliente? Claro que sí, porque su cliente es "deudor de costas", aunque no sea "condenado en costas".

¿Como accionará? Mediante el apremio (que según el art. 507 CPCC es aplicable contra los "deudores de costas").

¿Qué podrá hacer la parte victoriosa, luego de pagarles los honorarios a su letrado? podrá repetir contra el "condenado en costas".

Como se observa, aunque haya sentencia, la categoría de "deudor de costas" sigue existiendo. Con la sentencia sólo se crea la categoría de "condenado" pero no se extingue la anterior.

 

Compartir la nota:

Comentarios

Otras notas recientes: