Doctrina

Apuntes sobre una actual y silenciosa reforma del Estado

 

Por Luciano Caparroz (1)

Sumario: I) Introducción II) Del neoliberalismo privatista Menemista al seudoprogresismo estatista del Kirchnerismo III) ¿Existe un paralelo histórico entre las políticas de Estado Kirchneristas y las llevadas a cabo por Juan Domingo Perón?

I) Introducción

Resulta interesante realizar un apunte o síntesis en torno a la transformación o cambio del rol del Estado con la sociedad, operado desde el año 2003 en cuanto a sus políticas institucionales, organizativas, económicas, sociales, financieras, cambiarias, direccionadas a intervenir activamente en lo público y lo privado, contrastando esta nueva realidad con la inmediatamente anterior que imponía un modelo de Estado “subsidiario”.

 Así entonces, a poco de profundizar sobre el tema, se verá que se producen serias contradicciones en el actual discurso político kirchnerista referido al tipo de Estado que se alega implementar (algo así como una reedición del Estado de Bienestar), observándose –por un paralelo histórico que trazaremos al final- un intento de imit ar las políticas que llevó a cabo Juan Domingo Perón en su época de auge ó euforia -1946 a 1949-, de donde se colegirán por resultado de la comparación conclusiones muy alejadas o disímiles.

II) Del neoliberalismo privatista Menemista al seudoprogresismo estatista del Kirchnerismo

Para comenzar, recordemos que el neoliberalismo menemista iniciado a fines del año 1989 surgió del justicialismo. Fue entonces aquél partido político el que instaló la idea del agotamiento o deslegitimación del modelo de intervención estatal y materializó la llamada “Reforma del Estado” a través de una ley marco –Ley 23696-, declarándose la emergencia administrativa e impulsando un proceso privatizador de los activos públicos.

Tal proceso fue profundamente estudiado por la doctrina(2) y especialistas(3), quienes concluyeron principalmente lo siguiente: i) que las privatizaciones no se ajustaron a las premisas de los “manuales” en cuanto alcanzar la mayor eficiencia -por ejemplo- de los servicios públicos, sino que por el contrario estuvo dirigida exclusivamente a obtener recursos para cubrir el déficit fiscal y el pago de la deuda externa, ii) que el desmantelamiento y descapitalización de los activos públicos no cubrió el endeudamiento externo, sino que posteriormente se incrementó, iii) que tal proceso produjo un singular aumento en la concentración del capital, y un aumento en las tasas de desocupación, atenta la racionalización de trabajadores y la flexibilización laboral, iv) que no obstante el achicamiento del Estado, el gasto público se incrementó, v) que la regulación de los servicios públicos importó tan sólo un contralor “mínimo” en casos puntuales, circunscriptos a la mediación.

Para aquella década del 90´el cuadro se completará con la reorganización de la administración pública central, los contratos administrativos, los tributos, la previsión social, la política cambiaria –ley de convertibilidad- entre otros aspectos relevantes. La consecuencia o resultado de éste modelo de Estado fue así la existencia de pocos ricos concentrando la riqueza y muchos pobres excluidos en un país desmantelado de sus activos y endeudado con el exterior, lo que generó una coexistencia tensionada que terminó explosionando en la crisis institucional del 2001(4), de la cual –tras la sucesión de varios presidentes- emergerá el kirchnerismo.

Aparece de esta forma en el año 2003 una corriente pseudoprogresista-estatista que encuentra su génesis también dentro del justicialismo y que instala ahora la idea del agotamiento o deslegitimación del modelo de subsidiariedad o abstención estatal, reinsertando un tipo de molde Estatal de corte intervencionista, que se materializará en una silenciosa o neo “Reforma del Estado”, no ejecutada ordenadamente (vrg. por medio de una ley marco), sino a través de una profusión asistemática de normas(5). En principio, es interesante analizar al principal mentor o ideólogo de ésta corriente –Néstor Kirchner-, quien públicamente demoniza y critica a la década del 90´ como la “década infame” habida cuenta de las políticas neoliberales llevadas adelante por el ex presidente Carlos Menem. Pero –como adelantamos- su discurso es incoherente, contradictorio y no resiste el archivo(6), pues Néstor Kirchner –cuando era Gobernador de Santa Cruz- apoyaba explícitamente al menemismo, al punto que facilitó la privatización de YPF, tal como lo reproducen las fuentes periodísticas(7), cuales afirman que hizo lobby en el año 1992 para fomentar aquella privatización mientras estaba a cargo de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos, llegando hasta montar una conferencia de prensa en la propia Casa Rosada para cerrar la ansiada reforma y solicitar a la oposición radical que diera quórum en el Congreso para aprobar el proyecto de privatización de YPF. Además hagamos memoria de otros datos significativos, tales como aquellos que informan la cantidad de veces que Néstor Kirchner compartió una boleta electoral(8) con Carlos Menem –al menos 7 veces-, o simplemente visualizar con que funcionarios se nutre o nutrió el kirchnerismo, así por ejemplo Alberto Fernández (quien fue superintendente de Seguros durante el mandato de Menem o electo en el año 2000 como legislador de la CABA en la lista de Acción por la República conducida por Domingo Cavallo), Daniel Scioli (quien fue vicepresidente de la Nación K, primer candidato a diputado por el PJ en la lista menemista y reelecto en esa condición. Tuvo una estatua de Menem en el quincho de su casa del Abasto), Aníbal Fernández (ex intendente de Quilmes, entonces menemista, luego duhaldista y ahora ultrakirchnerista), Alberto Iribarne (actual ministro de Justicia, fue viceintendente de Grosso y viceministro del Interior de Menem), Enrique Albistur (ex secretario de Medios; hizo la campaña electoral de Carlos Grosso, mantuvo durante el menemismo una estrecha relación con Alberto Kohan y Eduardo Bauzá, su vínculo con Menem fue tan cercano que en la reelección de 1995 le regaló a la campaña todas las carteleras de la Ciudad), Oscar Parrilli (secretario general de la Presidencia, fue miembro informante durante el menemismo en la privatización de YPF), Gustavo Béliz (ex ministro de Justicia de Kirchner, ex ministro del Interior de Menem).

Evidentemente estos datos sociológicos demuestran la falsedad discursiva e ideológica del Kirchnerismo, pues critican en la actualidad a un modelo de Estado neoliberal privatizador en el que ellos mismos participaron y a un impulsor (Menem) al que ellos mismos elogiaron explícitamente. Lo que sucede en realidad, es que aquel falso discurso le resulta popularmente rentable, ya que el menemismo está ampliamente desacreditado ante la opinión pública, y en consecuencia es popular enfrentarse a aquella vieja corriente política. Pero además, si se tratase de un enemigo -que pudo haber sido muy poderoso en el pasado-, hoy carece de poder real y así los Kirchner se presentan como valientes abanderados del pueblo en la lucha contra aquel mal.

III) ¿Existe un paralelo histórico entre las políticas de Estado Kirchneristas y las llevadas a cabo por Juan Domingo Perón?

Resta ahora trazar un paralelo histórico de las políticas de Estado Kirchneristas, cuales intentan imitar a las llevadas a cabo por Juan Domingo Perón principalmente en su época de euforia -1946 a 1949-. Veamos entonces. El justicialismo apareció en los 40´como una tercera posición ideológica frente al liberalismo capitalista y el marxismo colectivista, teniendo buena relación en su primera etapa con el sector castrense, eclesiástico, sindical y las masas populares, aunque no tanto con la prensa, la CSJN y las universidades. Inició una gestión pública dirigista, de la cual resalta el aspecto jurídico (con la reforma constitucional del 49´) y el aspecto económico (con el modelo de corte distribucionista). En cuanto al primer aspecto, la propia reforma del 49´ fue el claro indicador del grado de intervención estatal, así el art.38 de aquella CN disponía que la propiedad privada tenía una función social y era sometida a fines de bien común, el art.39 CN prescribía que el capital se encontraba al servicio de la economía nacional y que tenía como objeto al bienestar social, y el importante art.40 CN que proclamaba lo siguiente: i) que la organización de la riqueza tenía por meta al bienestar del pueblo, ii) que el Estado podía intervenir en la economía por “ley”, iii) que toda la actividad económica se organizaría conforme a la libre iniciativa privada, iv) que los servicios públicos eran del Estado y no podían darse en concesión v) que se Estatizaban las exportaciones-importaciones, las actividades monopólicas y los recursos naturales. También debe recordarse que se había nacionalizado el BCRA y se había creado el IAPI. Estas medidas configurarían constitucionalmente lo que se califica como la inserción del Estado Social de Derecho (ESD) o Estado de Bienestar (EB) en nuestro país. Respecto del aspecto económico, se buscó reformular la relación capital-trabajo a través de un modelo redistributivo de la riqueza, echando mano a la renta agraria vía retenciones. Comienza así el tiempo de auge económico justicialista (1946-1949), enmarcado en un contexto internacional favorable, con buenas exportaciones, solidez monetaria, aceptables niveles de ocupación y salarios, y con reservas por 1697 millones de u$s en bancos internacionales. Se compraron maquinarias y equipos, se pagó parte de la deuda externa, se nacionalizaron los ferrocarriles, teléfonos y se constituyeron empresas estatales como Gas del Estado, Aerolíneas Argentinas, Agua y Energía Eléctrica, exploraciones carboníferas en Río Turbio, entre otros aspectos. Pero como acotan los historiadores(9), si bien se puso el acento en las igualdades sociales, se desconocieron las libertades constitucionales, y así en 1948 se expulsaron a varios diputados radicales del país (entre ellos, Balbín), las radioemisoras fueron monopolizadas por el Estado (a la oposición se le vedaba el uso de las mismas), los periódicos opositores fueron clausurados (eje: La Vanguardia) y a diarios como La Prensa o La Nación, le fueron cercenadas sus cuotas de papel, incluso se llegó a expropiar La Prensa para convertir tal diario en una expresión periodística de la CGT. Posteriormente el gobierno peronista terminará en una verdadera autocracia populista, con hechos graves de corrupción o enriquecimientos ilícitos (eje: lo que sucedió con el secretario privado de Perón, que era su cuñado), el conflicto con la Iglesia Católica, el aumento del gasto público, la inflación, la disminución de las reservas monetarias, todo lo que llevó a la renuncia del General.

El paralelo del pasado con el presente resulta entonces ineludible. El Kirchnerismo alega exponer un modelo de Estado intervencionista, de corte económico redistributivo, aunque veremos que los resultados concretos de sus políticas en el plano social son muy disímiles a lo sucedido en la década del 40´. Así los Kirchner se nutren de los sectores populares, de los sindicatos, de la renta agraria, han estatizado servicios públicos (agua, correo, ferrocarriles de pasajeros) y empresas como Aerolíneas Argentinas, las AFJP, YCRT, entre otras, y si bien no nacionalizaron al BCRA, intentan restarle su autonomía y dominarlo a través de injerencias en su presidencia con la Lic. Marco del Pont. Por otra parte, su relación con la CSJN, la Iglesia Católica, el PLN y la Prensa es muy tensa. De la misma forma autoritaria que Perón, el Kirchnerismo busca controlar a la opinión “publicada” o difundida, primero en materia de radiodifusión –con la cuestionada Ley 26522- y después con la prensa escrita tratando de reducir las cuotas de papel para los diarios críticos del Gobierno. También en la actualidad, se registra un fuerte aumento del gasto público, la inflación, y una posible disminución progresiva de las reservas monetarias ante el pago de la deuda externa. Es claro que ésta nueva corriente que calificamos como seudoprogresista, se configura al igual que en el pasado en una autocracia populista, siendo los resultados del interregno de los años 2003-2010 seriamente negativos, atento el crecimiento de las desigualdades sociales, la marginalidad y la pobreza.

 

(1) Abogado, especialista en Derecho Administrativo, UNR. Doctorando de la carrera de Doctor en Derecho UNR (en curso). Profesor Adscripto de Derecho Constitucional I, UNR. Miembro asociado de la Asociación Argentina de Derecho Constitucional. Autor de numerosos artículos de doctrina sobre su especialidad.

(2)GASPAR ARIÑO ORTIZ, “Privatización y Liberalización. Tendencias de los años 80 y 90”, 1° Jornadas Internacionales sobre Regulación Económica e Iniciativa Privada, 13/09/93, RAP -183, Pág.14 y ss. En la misma publicación, véase “El Derecho de la Post-Privatización”, 1° Jornadas Internacionales sobre Regulación Económica e Iniciativa Privada, 13/09/93, RAP -183, Pág.5 y ss.

(3)THWAITES REY, Mabel, “AJUSTE ESTRUCTURAL Y REFORMA DEL ESTADO EN LA ARGENTINA DE LOS 90”, en Realidad Económica, Nº 160/161 (16 de noviembre de 1998 al 15 de febrero de 1999). ISSN Nº 0325-1926. THWAITES (3)REY, Mabel, “APUNTES SOBRE EL ESTADO, LAS PRIVATIZACIONES Y EL CAPITAL GLOBAL”, en OIKOS , Año II , N°3, Buenos Aires, marzo de 1994., THWAITES REY, Mabel y CASTILLO, José, “LA PARADOJAL EUFORIA PRIVATIZADORA. Apuntes sobre la reforma del Estado en la Argentina”, en América Latina Hoy, 2º época, Nº 5, Universidad Complutense, Madrid, 1992. THWAITES REY, Mabel, “Que Estado tras el experimento Neoliberal”, en Revista del Clad. Reforma y Democracia, Junio de 2008, Caracas. TORRADO, Susana. “Ajuste y cohesión social. Argentina: el medelo para no seguir”, en Revista Tareas, Nro. 117, mayo-agosto. CELA, Centro de Estudios Latinoamericanos, Justo Arosemena, Panamá, R. de Panamá. 2004. pp. 15-24. TORRADO, Susana, “La Estructura Social de la Argentina”. Ed. Sudamericana. Bs. As. 1999. THWAITES REY, Mabel, “La (des)ilusión privatista. El experimento neoliberal en Argentina”, Eudeba, Buenos Aires, 2003.

(4) A partir del año 2000 los tres órganos del poder (PEN-PLN-PJN) mostraron alteraciones desde lo institucional, así en el PEN fugazmente le sucedieron a De La Rua, Puerta, Rodríguez Saa, Camaño, Duhalde y Kirchner, el PLN se encontraba teñido de sospechas con el escándalo de las coimas para la aprobación de la ley de reforma laboral, y la cabeza del PJN fue sometida a juicio político, renunciando Nazareno y Belluscio, siendo destituidos Moliné O´ Connor y Boggiano, además de la salida de López y Vázquez. Este interregno de la historia se vio entonces signado por el dictado del DNU 1570/01(corralito), la ley 25561 de emergencia pública y reforma del régimen cambiario que tácitamente lo ratificó, y el DNU 214/02 de pesificación asimétrica de las obligaciones en moneda extranjera. Puede consultarse más sobre el tema en: CAPARROZ, Luciano, “Corralito y Pesificación. Análisis Constitucional bajo el Método de Casos”, inédito, año 2007, Universidad Nacional de Rosario, publicado en www.terrileyasociados.com

(5)Así las Leyes 25943, 26092, 26100, 26352, 26425, 26466, 26501, 26522, los Decretos del PEN 1034/02 (autónomo), 1075/03 (autónomo), 1238-03 (de Necesidad y Urgencia), 1277/03 (autónomo), 340/04 (autónomo), 798-04 (autónomo), 861-06 (autónomo), 315/07 (autónomo), 591/07 (autónomo), 592/07 (autónomo), 1344/07 (Reglamentario), 752/08 (autónomo), 1526/09 (autónomo), las Resoluciones Administrativas 408/04 STN, 354/07 STN, 1011/09 SCIN, 1/2010 SCIN, las Decisiones Administrativas 282-09 JGM , 52-2010 JGM, 41-2010 JGM.

(6) Tras una investigación del periodista Marcelo López Masía, se difundió un video en el programa de T.V que condujo Alfredo Leuco por el canal de cable Metro, donde aparecen imágenes de archivo de la repudiada "década de los 90" visualizándose a Kirchner y Menem juntos y a los abrazos, como viejos amigos, dedicándose exagerados elogios, siendo el extracto del discurso Kirchnerista el siguiente: …“Hoy, honrado por vuestra presencia y por la inauguración que es un verdadero sueño para nosotros, por el honor que significa la presencia del presidente Menem, acá está el pueblo de Santa Cruz acompañando el proceso de transformación en la periferia de la Patria argentina. Hemos saludado a nuestro presidente y al pueblo de la República siempre con el corazón en la mano, con nuestra conciencia y actitud soberana permanente que hacemos en nuestra tierra. Por eso, con el mismo cariño con que lo recibimos hoy, también con la misma fuerza que ha dado permanentemente a un hombre del interior de la Argentina”..()..“Debemos reconocer que pocas veces, o casi diría con toda seguridad, que desde el paso de aquel gran general [Juan Domingo Perón], hubo un presidente que haya escuchado tanto a la Patagonia".. Puede reproducirse el video en la web en el siguiente enlace: http://cajadecambios.blogspot.com/2007/05/kirchner-y-menem-juntos-y-los-abrazos.html

(7) LA NACIÓN, “Néstor y Carlos: una historia de amor y de odio”, 25/02/2010, http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1237112. Idem, en Revista NOTICIAS, N° 1575, “Kirchner decía que yo era el mejor de todos”, http://www.revista-noticias.com.ar/comun/nota.php?art=224&ed=1575

(8) LA NACIÓN, “Kirchner y Menem, un solo corazón”, 25/02/2010, http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1237079

(9) LUNA, Félix, “Perón y su tiempo”, T 1° y 2°. MARTINEZ, Pedro Santos, T 1° y T 2°. FAYT, Carlos, “La Naturaleza del Peronismo”, Bs. As., año 1967.

 

 

Compartir la nota:

Comentarios

Otras notas recientes: